miércoles, 3 de marzo de 2010

La Bohéme en San Luis...Noche de estreno!







La Bohéme… ¡Noche de estreno !

San Luis Potosí, S.L.P. Viernes 26 de febrero 2010:

Acto 1° “El pensamiento debe arder en llamas…”

Las manecillas del reloj marcan las 7 de la noche…afuera los resabios del último frente frío se perciben aunque con menor intensidad. “El Verde”, mi cada vez más deteriorado automóvil de las mil batallas y aventuras, aguarda desde hace un rato allá afuera mientras alisto la cámara y la grabadora por sí es necesario recabar algunas impresiones entre los asistentes al estreno de “La Bohéme” opera de Giacomo Puccini, en el ya legendario y majestuoso Teatro de la Paz, digno escenario para tan singular evento que ha generado expectativas y convoca a cientos de potosinos entusiasmados de asistir por primera vez a la opera, amigos e invitados y sobre todos algunos amantes del arte escénico y el Bel Canto.

“La Boheme” es la más reciente apuesta de formación académica y profesional del Centro Estatal de la Artes, en coproducción con el programa “México en escena” que por primera vez decide apoyar una producción escénica fuera del área metropolitana de la Ciudad de México. Así mismo se contó con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) que en conjunto aportaron los dos millones de pesos para los talleres, la producción y realización de este espectáculo escénico musical.

En un país donde el magro apoyo a las artes y la cultura ha sido manipulado y condicionado al antojo del influyentísimo, los compadrazgos y una escasa visión o política cultural de estado, es de reconocerse también que, cuando se apuesta a sacar adelante un proyecto de esta magnitud, los resultados pueden ser o no, halagadores.

No es el caso de esta puesta en escena, que por ser parte de un proyecto integral de formación y vinculación académica, cumple las expectativas, recrea los espacios necesarios para la representación con mucha precisión, crea atmosferas convincentes y logra mantener el interés del público novato (solo es un suponer por las reacciones) que asistió y convalido con su aplauso la entrega de los intérpretes, músicos, sopranos, tenores, barítonos, bajos y el coro de adultos y niños, que por momentos desdibujo el trazo escénico y se notó un tanto atropellado en su aparición en el segundo acto.

La obra de Puccini, una de las más representadas en todo el mundo y no por eso significa que sea fácil hacerlo, dado que conlleva una serie de dificultades que la producción, la dirección escénica y musical han sorteado no solo con algo de dificultad, sí no también con profesionalismo y sensibilidad, los resultados y la representación en esta noche ahí están registrados para la posteridad en los videos y fotografías que dicen más que las palabras.

2° Acto: Los intérpretes, “La fiesta es una oportunidad para la vida y el amor…”

Un gran nivel el alcanzado por la soprano Zaira Soria, quien interpreta a “Mimi” su voz se nota exacta y muy potente, muy buena tesitura, sus matices, entre agudos y medios y una tersura de voz que justifica el accionar de su personaje, un notable desempeño escénico, muy natural sin menoscabo del trazo escénico, supo ubicarse muy bien para aprovechar la mala distribución del sistema de microfoneo. Sin duda un gran trabajo y una de las mejores interpretaciones de la noche, sobre todo una proyección escénica muy acorde a los requerimientos del personaje.

Joaquín Ledesma, tenor de grandes cualidades, representa el papel de “Rodolfo” el escritor que vive en la pobreza y que junto a “Mimi” recrean esta historia de amor. Su voz aunque de sonoridad grave y profunda por momentos se perdía entre la sonoridad de la orquesta, pensamos que debido a la disposición del escenario y los requerimientos de su trazo escénico, no le fueron tan favorables, así mismo la escena final fallida, no en la ejecución vocal que es bastante aceptable y escénicamente no le restaríamos meritos de no ser por la desafortunada posición en que termina el personaje completamente cerrado y desfallecido sobre el cuerpo de su amada. Entendemos que puede ser la misma tensión emotiva, la que hace al ejecutante olvidar la marca o la composición visual, digo, son detalles que se pueden corregir, porque este tipo de escenas finales así lo ameritan. Por lo demás, su caracterización es muy buena y mantiene el personaje durante toda la representación.

“Musseta” es encarnado en la voz y presencia de Gilda Bernal Benítez, soprano de excelente tesitura, sus agudos muy claros y matices muy coloridos, le permiten lograr una caracterización muy aceptable. Su registro de voz alcanza los tonos exactos del personaje y lo vuelve creíble. Destaca además su buena disposición para ofrecer un personaje que aparenta ser frívolo, y sin embargo cautiva a la audiencia con una escena muy emotiva y tierna casi al final de la representación.

Agustín Escalante, (Barítono) da vida al personaje de “Marcello” el pintor, otro de los protagónicos de “La Bohéme”. Su registro vocal potente y muy profundo, sus matices vocales se elevan por encima de la orquestación, muy bien logrados. Consigue por tanto, que su personaje se distinga en momentos por encima de los demás, su caracterización y desempeño actoral se notan también muy naturales y sin excesos, lo que redunda en un trabajo creativo de conjunto y como apoyo fundamental al trabajo de sus “parteners”.

Francisco Julián Zamora D. (Barítono) es quien recrea el personaje de “Schaunard” el músico, logra una buena caracterización, su registro de voz en los medios y graves se ha ido consolidando y sin duda esta experiencia le será muy favorable en su desarrollo profesional.

Víctor Rasgado Jasso (Bajo) es “Colline”, complementa el cuarteto de bohemios, artistas y soñadores. Su caracterización también cumple el requisito, su registro vocal es bien matizado y logra tonos acordes a la visual del personaje, además de que sabe matizar en los momentos adecuados. Buen trabajo el de este intérprete.

Daniel Fernando Noyola C. interpreta los personajes de Alcindoro y Benoit. Su trabajo escénico musical es aceptable en términos generales, sus registros vocales entre los medios y graves, con matices muy parecidos entre ambos personajes, le permiten figurar en el desarrollo del drama. No obstante su caracterización a pesar del buen diseño de vestuario, se desdibuja por el maquillaje y el peinado que resulta poco convincente. Su trabajo escénico a pesar del esfuerzo por hacer las cosas bien, se viene abajo por este detalle. Pensamos que estos dos personajes sin ser protagónicos deben ser interpretados por cantantes acordes al casting del personaje, o en su defecto, afinar el detalle del maquillaje y caracterización del rostro de este joven intérprete.

Patrick Contreras Nava, (Tenor) interpreta a “Parpignol” el vendedor y animador, y logra una discreta pero acertada caracterización, su voz alcanza registros vocales profundos y matizados, con una buena dicción y sonoridad a pesar del barullo en el 2° acto de la obra. Buen trabajo sin duda.

3er. Acto: “La onomatopeya de los indecible y la sapiencia del Maestro Sergio Cárdenas”

La Dirección Musical:

Son cuatro directores concertadores los que corren el riesgo y asumen el compromiso de sacar adelante la dirección orquestal de cada uno de los cuatro actos que componen la opera “La Boheme”, todos ellos bajo la coordinación y apoyo académico del maestro Sergio Cárdenas, quien así lleva a feliz término la consecución de un proyecto de formación y profesionalización.

David Eduardo Rocha Carvajal, tiene la responsabilidad del primer acto, Luis Gerardo Villegas, el segundo, el tercer acto corresponde a Patricio Omar Osorio y Jesús Almanza Castillo, culmina en el cuarto acto con la emotiva pieza del final. Todos ellos jóvenes directores, ya con una probada experiencia logran una excelente dirección orquestal que permite disfrutar la música ejecutada al unísono, las notas se suceden en cascada y secuencias armónicas que permiten fluir la melodía que acompaña el drama que se vive en escena. Muy buena dirección de cada uno de ellos, la interpretación y ejecución de la partitura de Puccini, se escucha en conjunto re direccionada a un objetivo común, el espectáculo y la experiencia de ser parte de un proyecto de profesionalización que en lo futuro permitirá ampliar los horizontes y expectativas de estos jóvenes y talentosos directores de la escena musical en México.

“La Onomatopeya de lo indecible” fue el titulo del diplomado en dirección musical que hoy culmina con la presentación ante el público de San Luis, con la puesta en escena de “La Boheme” y es por así decirlo una culminación que rinde sus primeros frutos a través de esta puesta en escena que aspira a mejores momentos y distintos escenarios nacionales…el tiempo, las circunstancias y los compromisos de todos los involucrados permitirán seguir este sueño.

La dirección Escénica de la opera “La Bohéme” corrió a cargo de Miguel Alonso, a quien conocimos hace algunos ayeres como instructor en un proyecto escénico, allá en el Distrito Federal. Ahora con unos años de más y sobre todo mayor experiencia, logra una equilibrada composición visual asociada al desarrollo de la trama musical de esta obra. Consigue así mismo hacer que los intérpretes desarrollen sus personajes y actúen de manera convincente, los vuelve creibles, y aunque pondera el trazo sobre la acción escénica, logra momentos muy afortunados y visualmente logra crear una composición escénica acorde al magnífico trabajo del diseño escenográfico y video arte de Alain Kerriou, quien ambienta la acción escénica con una propuesta visual y de construcción que permite ubicar la espectador en una vieja buhardilla parisina de 1830. Recrea también la ambientación de una calle parisina, la aduana y la utilería que logran en conjunto un discurso escenográfico bien logrado. El maestro Kerriou, tuvo además la responsabilidad de impartir el Taller de Producción de escenografía a los artistas locales y foráneos, quienes seguramente aportaron ideas y unieron talento en conjunto con el propósito formativo del proyecto de “La Bohéme”

Mención aparte merece el también excelente diseño de vestuarios de época y sus realizadores, bajo la coordinación del maestro Martín López Brie. Quien impartió el taller de Producción de Vestuario, como parte del proyecto integral. Sin duda que cuando se conjuntan talentos y capacidades se logran buenos resultados y lo evidente no necesita más explicaciones.

La iluminación corrió a cargo de Hugo Heredia, joven y reconocido iluminador y una gran persona a quién tuvimos el gusto también de saludar personalmente. Su trabajo se nota bien desarrollado, recrea el tono y la atmosfera parisina, sus juegos de luces crean ambientes de inmensa alegría, así como también un ambiente triste y melancólico, muy propio de la vida o escenas de la vida bohemia de aquellos tiempos.

La ejecución musical corrió a cargo de la Orquesta Sinfónica de San Luis, que cumplió su trabajo como ya es costumbre, dejando constancia una vez más de la calidad de sus ejecutantes.

4° Acto: Un trabajo de conjunto, que convoca talentos y crea espacios de dialogo.

Un gran esfuerzo y la culminación de un proyecto de formación académica y profesionalización del Centro Estatal de las Artes de San Luis Potosí, que poco a poco se posiciona como una opción en el centro del país, para todos aquellos creadores y talentos que buscan consolidar su formación artística. Mencionar a todos los que hicieron posible este espectáculo, desde los creativos, administrativos, realizadores, comunicadores y personal de apoyo técnico y logístico sería muy complicado, para eso, está ya consignado en el programa de mano que se ofreció a los asistentes, sin embargo desde esta columna hacemos patente nuestro reconocimiento a la dirección del Centro de las Artes, a la producción ejecutiva y comunicación social por todas las facilidades y atenciones que nos han brindado y extendemos un abrazo solidario y vaya pues…una felicitación por este logro conjunto entre creadores e Instituciones, deseando que los beneficios de todos los programas de formación y profesionalización alcancen cada vez más, no solo a quienes tienen la fortuna de acceder mediante las becas ó cuotas de recuperación, sí no que también que el arte y sus consecuencias sean oportunidades que permitan a cualquiera que tenga probada capacidad, ser merecedor de estos apoyos y beneficios.

Telón: Para el anecdotario…algunas escenas:

Queda para la anécdota, algunas escenas y situaciones chuscas que se dieron en el estreno, como aquella en que por mero accidente una botella rodó desde la parte arriba del escenario creando en su recorrido una expectativa que culmino con la exclamación del público asistente antes de que cayera encima del foso de la orquesta…para fortuna de los músicos esta exclamación los puso en alerta y pudieron esquivar el inoportuno envase de vidrio…

La aparición de actores figurantes entre los que destacaba un conocido tenor potosino, que no cantó ni por asomo…sería tal vez para no verse comprometido…

La desafortunada posición en que cerró la actuación el protagonista masculino de “La Boheme”, que según apreciación de algunos conocedores y asistentes nos comentaban que fue un acto simbólico el cerrar el telón con las nalgas haciendo foco principal…y si lo dudan, ahí están las fotos y los videos…

Al cierre…el hecho de aventar varias docenas de claveles a los cantantes al finalizar desde uno de los uno de los balcones más altos, o es sinónimo de que aún no aprendemos o afán de querer sorprender a los más incautos, todos nos dimos cuenta que fue un acto concertado y sin espontaneidad…

Lo mejor… la respuesta inusual del público asistente, a una convocatoria que pudiéramos decir aun exclusiva para cierto sector social, no obstante ser una función que tenía como propósito dejar constancia de la conclusión y resultado de los talleres de formación y profesionalización académica, sin duda si el papá o la mamá, el abuelito, la tía, el novio o la novia, hicieron que este Teatro de la Paz, se viera colmado como en las grandes producciones comerciales…y esto sin duda también contribuye a la formación y educación de la población.

La noche ha caído y su manto helado cobija las emociones y los comentarios a la salida del teatro, algunos artistas locales comentan por lo bajo las incidencias, unos con sobrada soberbia, otros con cierto escepticismo, algunos más con ingenuidad, pero en algo debemos coincidir y es que “La Boheme” ha roto esquemas y logró conjuntar talentos, capacidades y voluntades de cerca de un centenar de involucrados en el proyecto.

La convivencia nocturna que se ofrece a todos los que participantes, se vio engalanada con la presencia musical de Nery Fernández, y su grupo caribeño, que prendió el ambiente en medio de la gélida noche que se abatía sobre las torneadas piernas algunas asistentes que desafiando el frío lucían tremendas minifaldas…en fin todo sea con tal de atraer miradas…en tanto apuro mi copa y disfruto de un último trago antes salir y perderme en el medio de la noche….

Antonio Trejo (Markosblues) ©

Dramaturgo y Periodista Independiente.


No hay comentarios: