domingo, 4 de marzo de 2012

LA RAÍZ DE LAS DELICIAS... ALBERTO VILLARREAL

“LA RAÍZ DE LAS DELICIAS…. o  ejercicio teatral para dramaturgia”

“Todo escenario es una osamenta de historias”  

Tuvimos la oportunidad de asistir este sábado tres de marzo del presente año, al moderno y flamante Centro Cultural Universitario del Bicentenario…. (Uhmm,  creo que así se llama)
 En fin, con boleto de cortesía  en mano gracias a la atención de Eleno Guzmán, sub-director del área de Artes Escénicas del Centro de las Artes en San Luis Potosí, pasamos al interior del foro, es decir, el público asistente a esta obra fue ubicado en el escenario, muy cerca de la acción escénica. Tres filas de butacas colocadas a desnivel, fueron  colocadas estratégicamente en el escenario para que los 120 espectadores en promedio, pudieran observar desde sus respectivas ubicaciones esta propuesta teatral, resultado del  Diplomado en Interpretación Escénica en Teatro Contemporáneo, del Centro de las Artes de San  Luis Potosí.

Ya había escuchado algunos  buenos comentarios previos, inclusive en la popular red social del “cara-libro” había tenido oportunidad de enterarme de las lecturas y  presentaciones de esta muestra de trabajo, como resultado de este diplomado. Confieso que no me había llamado mucho la atención corroborar de nueva cuenta lo que se hace desde hace algunos meses en el Centro de las Artes… aparte algunos compromiso de trabajo hacían que postergará la ocasión, sin embargo ayer sábado 3 de marzo, el clima, la noche y una compañía inteligente y sensible  me animaron para asistir a esta presentación.

“Sera que la  buena fortuna…no necesita de historia”  

De entrada pudiéramos señalar que el programa de mano entregado, falla en la concepción y diseño… las letras chiquitas me parece, qué al igual de las que abundan en los contratos de los bancos y tarjetas de crédito…ocultan algo, Jejeje.  Quizá es por este detalle qué un funcionario público como David Bear, figure en los créditos  como Productor General… ¿Acaso el recurso económico  para este diplomado /puesta en escena salió de sus bolsillos? ¡Evidentemente que no! ¿No sería correcto decir que la producción es del Centro de las Artes? Y David solo gestiona o coordina la logística y aplicación de los recursos? ¡Ojo! Con estos detalles, luego se enojan porque uno cuestiona lo que no es claro ni redondo, cómo debería ser todo proceso administrativo en una Institución que aunque descentralizada maneja recursos públicos y privados, ya sea, obtenidos por la vía de la renta de sus espacios, el pago de colegiaturas, nada baratas por cierto…y algunas otras actividades que de pronto  pareciera, adquieren más el carácter de lucrativas que formativas.

Pasando al motivo  esencial de este comentario, respecto a la puesta en escena, “La Raíz de la Delicias” del joven maestro y Dramaturgo,  Alberto Villarreal,  nos sorprende desde un inicio el rigor, la energía y la concreción de la fuerza interpretativa de algunos de los actores y actrices de este ejercicio teatral…  aunque también es evidente que el tiempo no pasa en balde para otros, y quizá sería necesario ahora tratar  de ubicarse en el justo lugar donde el trabajo y entrenamiento escénico sea más adecuado a las circunstancias personales…digo es un apunte personal por lo observado en este caso.

Entrando en materia, La propuesta escénica juega, recrea y se arriesga a construir y enmarcar universos imaginarios a  cada espectador mediante símbolos y detonantes… algunos muy obvios, otros tantos más confusos y algunos francamente incomprensibles, supongo que no solo para quien esto escribe.

Interpretes en el diplomado de Teatro Contemporaneo en el CEART-S.L.P.
¿Teatralidad o no teatro…el actor o el personaje?  

La estructura dramática, me parece construida desde la perspectiva de una aguda observación del trabajo con actores y su propia teatralidad, derivada de su formación o experiencia unipersonal… ¡Más sin embargo no basta!  O en este caso,  no me parece suficiente para hilvanar un discurso teatral que se sostenga apuntalado en esta experimentación, todo el tiempo que dura la representación. Las pausas, los silencios, que también son ritmo y combinados con el discurso visual conforman la poética en escena… de pronto terminan por ser monótonos, el ritmo se cae y se pierde la expectativa, dado que el espectador tiene que esperar a qué cada uno de los "actantes",  "actuantes" "modelos actanciales" "interpretes del teatro del cuerpo" "actorees y actrices físico-organicos" …(pinches términos teatrales de ahora) digamos simplemente, actores o actrices,  diluyan su participación activa-emotiva, uno a uno… uno a uno… en un todo pasa…todo pasará... todo pasara…. y a manera de conclusión de la puesta en escena ,  un final bajo e incomprensible para la mayoría de los asistentes, que no sabían sí aplaudir o esperar… Obvio, quizá  esto no es problema del director, pero  tampoco del espectador…simplemente no se logró el canal de comunicación adecuado para dejar en claro el final…
.
Eloisa Zapata...en "La Raíz de las Delicias"
“Todo pasa…todo pasará….quizás si…quizás no”  

En fin, dado que la perspectiva es el Teatro Contemporáneo…surgen sin lugar a dudas algunas preguntas claves para tratar de entender mejor estas corrientes del nuevo  teatro…es decir, ¿Qué es lo contemporáneo y que no?  En este caso, aunque la puesta en escena nos ofrece desde una principio la expectativa de asistir a una propuesta o hecho teatral etiquetado cómo teatro contemporáneo, el espectador,  en su mayoría, pienso y me incluyo en este parámetro…que asistimos con la convicción o convención, de participar en una puesta en escena que deberá o pretenderá en el peor  de los casos,  sorprendernos y satisfacer la curiosidad “ad libitum” de algunos ahí presentes.

Creo por mi parte que no es el motivo ni la pretensión dramática del autor/director de este ejerció teatral, decir lo que es el teatro contemporáneo, me atrevo a pensar que Alberto Villarreal, responde a cumplimentar un plan de trabajo académico que cumpla el requisito y que de forma acertada comparte experiencias y métodos de trabajo con los actores/alumnos participantes. El resultado en general de la propuesta es precisamente eso…un resultado, una muy buena opción y visión a las tendencias y nuevas propuestas de la teatralidad contemporánea… (Upss, ¿Porque me disgustan las etiquetas…?
Por otra parte: No, se puede negar que hay una metodología aplicada…una complicidad más que acertada con la propuesta coreográfica, y hasta un buen diseño de iluminación que recrea, al menos en este foro,  algunos entornos ópticos que dan pie a la ficción escénica en algunos afortunados momentos de la acción dramática.

“La parte lúdica…o la utilidad de no saber nada” 

Por lo demás…qué sería lo de menos, el  buen trabajo de interpretación de Ruth Rodríguez,  Eloísa Zapata, Mauricio Gerling, y el registro vocal y matiz de Yoriko Vizuet, cómo narradora, recrean de forma acertada las distintas atmosferas y entornos lúdicos planteados por el/los autores de esta propuesta dramática recargada en la poética visual, la experimentación, y el riesgo de transgredir y transformar el “sagrado espacio teatral” en un universo de múltiples interpretaciones, tantas cómo espectadores sean posibles.

"las múltiples posibilidades de los objetos"
“El telón que nunca llegó”

¿A que le apuesta el teatro de nuestro tiempo? ¿A no morirse en el intento…a dejar de ser ese ente amorfo que en determinadas circunstancias es solo entendido por algunos cuantos con previa experiencia? ¿Qué es lo contemporáneo? Supongo que lo que se hace ahora…en este tiempo, en esta circunstancia, sin embargo creo y sigo apuntando a que el teatro en cualquiera de sus distintas formas y acepciones tiene un compromiso… Un compromiso social  con el espectador quien finalmente, decidirá por encima de sus limitantes o su amplia experiencia, sí lo visto en escena es lo que le gusta, lo que le motiva, conmueve o lo invita a pensar y cuestionar sí vale la pena seguir asistiendo a la comunión de un arte que a fuerza de renovarse y re-inventarse se niega a ser etiquetado, encasillado en los teoremas de los grandes teóricos y críticos del arte teatral.


Antonio Trejo:
Dramaturgo y Periodista Cultural Independiente.





No hay comentarios: