sábado, 5 de marzo de 2011

El teatro en San Luis Potosí… ¿Nuevas propuestas o anquilosamiento de las formas?

Cuál es la esencia del teatro… ¿El espacio escénico, la acción dramática, los actores, la dramaturgia del autor, la propuesta del director…? Sí bien todos estos elementos son indispensables más no imprescindibles,   podríamos tratar de apuntalar que la esencia del teatro, es el teatro mismo. Se puede llegar a escindir del director, que muchas de las veces es lo más sano, se puede dejar fuera al actor que se siente estrella y cobra hasta por los ensayos, como sí con su sola presencia, las multitudes acudirán en masa al estreno o temporada de la puesta en escena…podríamos inclusive hacer a un lado el texto dramático y colocar en un espacio a dos personas caminando simplemente y ser observadas por espectadores casuales al pasar…y esto sería también desde la percepción del arte, un ejercicio escénico y provocador, por lo menos de la indiferencia de los posibles observadores.

¿A donde queremos llegar con esto…? La respuesta podría parecer sencilla, pero no lo es. Sucede que actualmente en México y el mundo, las “nuevas vanguardias” apuntan a una concreción y a la vez, reducción de elementos que conforman el hecho teatral. ¿Incongruente y simple…? Pero así es, basta con mirar las “nuevas” propuestas de jóvenes directores que se creen con derecho a denostar lo que no entienden, no conocieron o simplemente no les gusta. Defecan sobre la historia del teatro en su conjunto al hacer menos, el libre ejerció de ciertos grupos artísticos que sí bien no han alcanzado la capacidad de hacer del teatro un arte, si promueven y aportan elementos valiosos para que,  espectadores de todos los estratos sociales y poca comprensión sensible de un hecho artístico, puedan sentir parte de la magia efímera del teatro en vivo.

San Luis Potosí, no es la excepción, y a tan solo un par de años que contamos con un flamante aunque a veces inoperante centro de alto rendimiento y formación de artistas en desarrollo. El Centro de las Artes de San Luis Potosí, se ha convertido a fuerza de carecer de propuestas  artísticas y escénicas propias, en un centro de importación de tendencias y refritos del arte teatral… ignoro sí en alguna otra rama del arte u otras áreas, sucede lo mismo:

 Es decir,  trae o se invita a algunos directores escénicos de cierto nivel, pero sobre todo mejores amigos de los encargados de diseñar los planes y programas académicos, y quienes se han visto favorecidos, hasta repiten talleres, seminarios y academias… algunos de estos personajes ilustres desconocidos que en sus propios estados eran apenas uno más del montón, ahora se erigen como los salvadores del teatro en San Luis…inclusive algunos ya han hecho planes para vivir cómodamente lo que resta del sexenio en estas tierras.

“Cuando mantener el hueso es lo importante”

Ahora bien…no todo es malo, se sobreentiende la “preocupación” desesperante de los directivos y académicos por conservar su chamba, creando planes y diseñando estrategias para que los alumnos locales y algunos alumnos de otros estados paguen sus colegiaturas, nada baratas por cierto. Existe una sobre-preocupación y complicidad por demostrar lo indemostrable; Un viaje al lejano oriente con gastos pagados para artistas, y acompañantes de administrativos que nada tienen que hacer… ¿Acaso se logró algo con ese tan publicitado viaje a China? ¿Para que o cual era el propósito u  objetivo académico? ¿Se rindió algún informe o una evaluación a la comunidad artística? ¿Por qué no se convoco o se invito a una compañía local representativa…? 

Pensamos que fue mucho aferre y negación del trabajo escénico local  el presentar "El Buit" (El hueco) un espectáculo de danza y "teatro físico" (según los entendidos y doctos instructores que imparten estas disciplinas en el Centro de las artes de San Luis Potosí,) y lo que tuvimos oportunidad de ver y constatar fué un simple  “refrito” de una directora europea que si bien es muy  talentosa, no se justifica el hacer de ese proyecto cuasi personal del director de artes escénicas, un proyecto representativo de San Luis ni del Centro de las Artes, dado que la mayoría de lo que se presentó ya estaba armado y quizá hasta planeado con anterioridad, aquí la novedad sería la inclusión de un par de artistas y bailarines locales para justificar el "arraigo" y el protagonismo del director del área de danza y teatro, incluya usted  el grupo de músicos profesionales más interesados en el viaje que en la propuesta escénica en sí. 

Ojo, no se equivoquen, no hablamos de la calidad ni la propuesta artística,  muy cuestionable por cierto,  estamos hablando de el mal uso de dineros públicos y sueldos que se pagan con recursos que son aportados por la mayoría de la gente en este país, vía impuestos y trabajos mal pagados.

¿La cultura tiene precio?

Es evidente que si, pero lo que no tendrá precio y será siempre bien visto por la sociedad a la que sirven estos malos ejemplos de funcionaretes  improvisados y de bajo perfil;  El que se haga del Centro de las Artes, un lugar abierto a toda manifestación artística y cultural que surja de la propia sociedad.
No es desde arriba en la cúpula del influyentísimo y el entreguismo donde se harán las mejores propuestas; Es buscar en la propia comunidad de artistas y creadores locales, en este caso especifico de teatro y danza, donde deberán ser escuchados, convocados y porque no incluidos en las decisiones de la mejor opción de formación y desarrollo artístico. ¿Cuál es o ha sido el trabajo de un departamento de vinculación, a cuantos creadores artísticos locales de probada trayectoria y capacidad se les ha convocado? ¿Cuánto cuesta mantener "calientes" las sillas de este departamento?

¿Quién diseñaba los planes académicos?
 
Un actor de poca monta  engolada voz y sobreactuadas maneras y que su mayor merito fue el de ser integrante y fundador de una legendaria agrupación teatral que ahora solo vive en el recuerdo de algunos añorantes y  que si bien es cierto, en su época y momento tuvo cierta trascendencia, jamás paso de ser representante del teatro carpero y panfletario…dada su pobreza de nivel y propuesta  estética. 
Fueron otras circunstancias, otros factores sociales y políticos que influyeron indudablemente en estos grupos de antaño, el arte y sobre todo el teatro siempre ha estado del lado de la justicia y las causas sociales, eso es indudable, y creo que es justo reconocer, que gracias al trabajo duro de estos grupos y artistas comprometidos con sus ideales en las organizaciones sociales, sindicales y campesinas, buena parte de ese teatro logró transformar conciencias y hay que reconocerlo… algunos de los ahora maestros y formadores, crecimos en esos cuadros aguerridos de lucha, nos hicimos duros a fuerza de insistir y no traicionar los principios básicos de un artista social…algunos también cambiaron la casaca roja de sus inicios por el sol amarillo, acomodaticio y come caca de la desvergüenza y el cinismo.

 Cambiar no es malo, pero traicionarse a sí mismo, es mirarse en el espejo de la autocritica y no reconocerse.

Pero… ¿Habrá algún actor joven o  de mediana trayectoria que conozca alguna obra, alguna propuesta escénica o simplemente una propuesta académica de formación que nos  hayan legado estos ahora  autonombrados salvadores de la cultura y el teatro potosino…?
¡Ninguna…y a la fecha, mientras no surjan nuevas generaciones de verdaderos actores y directores locales que se precien de ser congruentes entre el decir y hacer, mientras las nuevas camadas de actores y directores no cuestionen o propongan un verdadero análisis y propuestas para un mejor desarrollo del teatro en San Luis Potosí,  sin mucha objeción las mejores puestas en escena que se han hecho en San Luis Potosí,  han sido hasta ahora…. “Pescar Aguilas” y “El Enfermo Imaginario” la primera bajo la dirección de Jesús Coronado y la segunda dirigida por el argentino Pablo Solarz.

Ambas obras catapultaron el teatro con rigor y profesionalismo en San Luis a nivel nacional, “Pescar Aguilas” una propuesta estético-artística muy bien lograda y sobre todo con un amplia representatividad del entorno potosino, el merito quizá también es que, con estos elementos se logró una propuesta visual y auditiva digerible y sobre todo entendible para cualquier espectador en el mundo… por suerte tuvimos la suerte de verla desde el estreno hasta su evolución.

La otra obra, un clásico de Jean Baptiste Poquelín Moliere, “El Enfermo Imaginario” compitió a la par por  los créditos y las oportunidades por dejar su huella y trascendencia en la historia del teatro Potosino… Representante también en la Muestra Nacional de Teatro, después seleccionada para realizar temporada en el D.F, luego una   gira en el interior del país, una larga temporada en el teatro “La Carrilla” y excelentes comentarios al trabajo por verdaderos maestros del teatro nacional. Mención aparte merece el que esta obra permitió acceder por primera vez a los beneficios de un trabajo profesional y bien remunerado. Algo que con “Pescar Aguilar” no sucedió desde un principio y se reconoce el merito de la familia Coronado de bregar contra corriente y lograr sus objetivos.

Al Cierre:

Grupos y obras siempre habrá, inclusive desde la visón ya desgastada de las comedias musicales que pretenden hacer las  compañías de escuelas y colegios particulares, siempre la misma formulita ramplona de copiar lo que ya ha sido copiado por compañías profesionales… y uno de estos terribles ejemplos es la Compañía Universitaria de Teatro dependiente de la UASLP. Donde la historia de añejos grupos y directores con técnicas tan devaluadas como la propia credibilidad de la Institución, fueron campo fértil para que un ex bailarín de Jazz, venido de la capital del país, hiciera de su apellido su coto de poder y arribismo. Basta echar una mirada al derroche de recursos y poca creatividad en la puesta en escena “El libro de la selva”…obvio la obra solo cumple con el requisito de ser vista por la amplia familia universitaria, la gran mayoría carente de sentido de crítica y observación…de otro modo seguro no faltaría quien cuestionara  esa aberración escénica.


Telón:
La compañía de teatro del I.P.B. A.  es otro buen ejemplo del modelo de teatro de importación, obvio,  con muchos menos recursos y  un director con cierta trayectoria, que a fuerza de reformular su propuesta escénica, termina pretendiendo hacernos creer que el arte es solo para unos cuantos afortunados,  o en el mejor de los casos, y es lo que quisiéramos entender, ¿Porqué aferrarse a propuestas artísticas que se encierran en delimitados espacios y solo accesibles para unos cuantos…? ¿Es este su teatro? ¿Es esta su propuesta? Sí es así…que limitado y corta visión nos ofrece, no sería entonces mejor que regresará a trabajar en el camión que regaló la embajada japonesa al gobierno del D.F.
Un teatro para 5 o 6 espectadores puede ser necesario incluso hasta justificable…me ha tocado ver escenas de teatro intimista, teatro realista en espacios alternativos como sanitarios, pasillos y terminales de autobús,  teatro itinerante en edificios abandonados y casas viejas…eso sí realizado y producido con recursos propios y ese sí es un gran merito, pero utilizar los pocos recursos públicos destinados a tal fin, solo para satisfacer los egos y vanidades de los mismos funcionarios y  grillos de siempre…y pretender venderle al público de San Luis los ecos de una dudosa vanguardia conceptual y escénica ¡Es una desvergüenza!


©   ANTONIO TREJO (Markosblues)
Dramaturgo y Periodista Independiente

1 comentario:

Del son al corazon dijo...

Bien mi Toño, hay que seguir echandole chingadazos hasta tomar el poder y demostrar que la honestidad y el arte es una forma de buen vivir, que se vallan los mercenerios del arte, por una cultural para el pueblo